La sociedad civil hoy

Para Antonio Gramsci la sociedad civil incluye algunas superestructuras: sindicatos, partidos, escuelas pero también a la prensa, la literatura y la iglesia. Por ello buscan la hegemonía en el mundo del trabajo, el político y la formación de los jóvenes. Por ello, también quieren la supremacía en la prensa, que forma la opinión pública, recurriendo a la censura, en la literatura y buscan la destrucción de la Iglesia, desde dentro, haciéndola abandonar sus raíces y desde fuera, atacándola de forma directa, desprestigiándola y agrediéndola con actos. Se trata de que las ideas de la izquierda sean hegemónicas y sin rival. 
Chantal Mouffe, la ideóloga belga, señala a nuevos grupos como agentes revolucionarios que sustituyen a la clase obrera horizontal marxista. Lo transversal supone el apoyo a minorías de género, de acción social y de reivindicaciones particulares. Quieren un consenso de grandes masas de la población con los objetivos de la facción dominante en la vida social y para el resto reservan el poder coercitivo del Estado. Por eso no piden los ministerios de acción social sino los de poder en estado puro: defensa, interior y servicios de inteligencia, a los que se añade el ataque a la libertad de prensa y a la libertad religiosa. 
Leer más...

Los no conformistas

Saludo a los no conformistas: Robert Michels, Arturo Labriola, Friedrich Nietzsche, Lagardelle, Enrico Leone que, junto con Berth, se alzan contra las ideas inglesas: el liberalismo explotador y el cretinismo parlamentario. "El parlamentarismo es la forma primordial de dominación política de la burguesía y debe desaparecer con ella". Debemos dar fin al monopolio de la representación política en manos de los partidos. 
Leer más...

Acompáñeme a la comisaría


Volviendo de un reportaje en el Ulster con un compañero, en el aeropuerto de Londres me pidió un policía británico, de oscuro origen, que le acompañara a la comisaría. Es una costumbre de los policías que no les gusta ir solos al trabajo. Lo había comprobado algunas veces en España. 

Una vez dentro pregunté que por qué estaba ahí. Me dijo que ciertos vascos iban y venían. Señaló una ley grabada en la pared: el acta antiterrorista. Le dije dos cosas: I'm of Castle, Spain and I am supporter of Mr. Mussolini. Le tuve que repetir varias veces la segunda parte, entre mi mal inglés y su buena incredulidad. Me devolvió el pasaporte y me dejó ir con viento fresco sin registrarme siquiera.

Leer más...

El periódico

Hace muchos años, al volver a casa recogía el diario El País de una vecina del edificio. Subrayaba cosas, ponía notas y se lo volvía a dejar en el buzón. Tiempo después le dije que era yo y me pidió que siguiera haciéndolo. Era profesora de Matemáticas, vasca pero "españolista" por ser del Partido Comunista vasco. Tenía un novio que se llamaba Amable.
Leer más...

¡La geografía, memo!

No hable de geoestrategia el que no sepa geografía. 
Los odios y las hostilidades van y vienen. Uno se pregunta por qué tantos muertos en guerras entre naciones que pocos años después son una comunidad plurinacional. Y pienso en los soldados, a los que se entrenó para vencer la tendencia natural del animal de huir del peligro: la krajina, el califato, Deus le volt, el reich, el imperio, el socialismo... y hacerles correr hacia la muerte cuando lo que se juega, en realidad, no es la existencia de la nación sino avatares de la política o un malentendido juego de alianzas automáticas como el que dio lugar a la Gran Guerra de 1914 entre naciones miembros hoy de la Unión Europea.


Por encima de la ideología está la geografía. Marruecos siempre será el vecino del sur, como Francia el del norte para desgracia de nuestros camioneros. Y se puede practicar la francofobia o la morofobia pero van a seguir ahí.
La balsa de piedra es una novela de Saramago. Nuestra situación peninsular como finis terre de Europa occidental ante las costas de África es inamovible. Algo tendrá de bueno cuando los lores se engolfan en Gibraltar.

Las fronteras se mueven -Si Kant naciera hoy sería ruso- pero las vecindades permanecen. Téngase en cuenta a la hora de planear.

Leer más...

Consumirás las fiestas

Basta ya de ocultar bajo el manto de la libertad los intereses de los poderosos. Es la libertad con apellidos, la libertad de horarios comerciales. La capacidad de abrir más de ocho o diez horas diarias y de vender los festivos no la tiene el comercio familiar, el pequeño minorista; es una libertad que sólo pueden ejercer las grandes superficies, los hipermercados. Es una libertad para los grandes, para los fuertes, es una libertad en monopolio de los poderosos. Esa libertad perjudica a los pequeños, a los que no son competitivos con los enormes y ávidos centros comerciales.

Dirán que con esa presunta libertad los clientes podemos acudir cuando queramos, fuera de nuestro horario de trabajo. Lo que no dirán, claro, es que así convertimos el tiempo de ocio en consumo, nada de vida familiar y/o con los amigos. Si tienes tiempo libre, a consumir al mastodóntico centro comercial. Así, bajo la bandera de la libertad de horarios, lo que hacen es convertir el ocio en tiempo de consumo. ¿Es el cliente el beneficiario? Está claro que no. “Cuando dejes de trabajar, a comprar” es su lema.

La libertad de horarios va contra el trabajador de la tienda del barrio, contra la familia del comercio cercano e, incluso contra el cura de la parroquia que ve como el mandato “santificarás las fiestas” se trueca en “consumirás en fiestas”.

Comenzarán desapareciendo los pequeños establecimientos, donde hemos recibido un trato personal, casi familiar. Donde todo el mundo sabe tu nombre. Los sustituyen los grandes centros donde eres anónimo, sólo cartera y tarjeta de crédito. Ya no será salir a la calle, a la tienda del barrio: “Juanito, baja y compra una barra de pan y, si tienen huevos, media docena”. Ahora es coger el coche por narices para ir al hipermercado en las afueras. Por eso disponen de esos monstruosos aparcamientos. Consumir gasolina, desgastar coche, contaminar, invertir varias horas para poder suministrarse cada semana. Cuando estamos allí, los caminos trazados por los estantes de productos nos llevan a comprar cosas que ni queríamos ni necesitábamos. Sociedades anónimas, clientes anónimos. No forma parte de tu entorno, no es un pequeño puntal más de tu municipio, de tu barrio. Los hipermercados son la avanzadilla neoliberal en lo cotidiano, desenraizan. Detrás de sus fastuosos anaqueles llenos de productos está la explotación al campesino, la imposición de precios de compra donde se llevan la parte del león. Bajo sus techos, se imponen condiciones de trabajo abusivas contra el nuevo proletariado de la gran distribución comercial.


¿Quieren libertad de horarios? que empiecen con ella los ministerios, las ventanillas del Estado, de los bancos, las administraciones públicas... esos lugares donde nos obligan a ir y que nos hacen perder tiempo de trabajo. Si hoy no protegemos la panadería, la frutería o las demás tiendas del barrio, la libertad de horarios pasará a otros ámbitos, a tu empleo y acabaremos con horarios de chinos, con sus condiciones de vida y con sus sueldos.

Leer más...

Listas, países y listos

Mapa del mundo con la proporción real entre continentes.
Lista de países soberanos
Estados Unidos, Rusia, China, Irán, Cuba, Corea del Norte, Suiza, Venezuela.

Lista de países sin separatistas de importancia
Francia, Portugal, Cuba, Corea del Norte, Estados Unidos, Suiza, Venezuela, Chad, Mauritania, Birmania, Alemania, Grecia, Croacia, Serbia, Polonia, Eslovenia, los países bálticos, Liechtenstein, Australia, Japón…

Lista de países donde la banca no tiene poder
Somalia, Islandia.


Lista de países donde impera la justicia social

Leer más...

Viejo

Tan viejo que nací en una casa sin televisión. Cuando la trajeron, para vergüenza de mis padres, salí a la calle pegando saltos y gritando: "tenemos tele, tenemos tele." Emitían una serie que se llamaba El túnel del tiempo.

Tan viejo que durante años el teléfono fue un aparato negro que había en el pasillo y que sonaba de vez en cuando para decir: "sí, no y a las cuatro en Callao."

Tan viejo que podías hablar toda la tarde con los amigos, teniendo toda su atención.

Tan viejo que expresiones como dama, caballero, honor, valor, constancia, integridad, compromiso... sabías perfectamente su significado y lo imperativo de su práctica.

Tan viejo que cuando te inflabas a tortas o cantazos con otros y acababas en la Casa de Socorro, volvías a la tuya y no había que dar muchas explicaciones ni te llevaban al frenopático. 

Tan viejo que nunca se me ha ocurrido decir, cuando alguien habla de un año pretérito, "yo no había nacido".

Tan viejo que me he caído dentro de una alcantarilla cuando el barrio estaba inundado y llevábamos botas de goma.

Tan viejo que hice bachiller superior: quinto, sexto y COU. De ciencias por cierto aunque sin caer en la superstición científica.

Tan viejo que escribo esto.









Leer más...